Esta entrada se basa en mi propia experiencia (AFP Modelo, español, 3 años en Chile, dos contratos de trabajo), por tanto, me será difícil contestar a preguntas de situaciones diferentes a la mía. Como siempre, lo mejor es consultar los canales oficiales para corroborar o verificar cualquier duda existente.

Actualización (Marzo 2015): He decidido cerrar los comentarios. He respondido bastantes preguntas, pero como digo aquí arriba, yo no tengo la capacidad de resolver todas las dudas que tiene la gente, la mayoría de ellas casos muy específicos que no tienen nada que ver con el mío. No quiero contestar a alguien con información errónea. Consultad las webs proporcionadas y preguntad directamente en las oficinas de atención!

——————————-

En Chile, cuando una persona tiene un contrato de trabajo, cotiza cierto porcentaje de su sueldo a una AFP (Administradora de Fondos de Pensiones). Es una especie de hucha que “hace cosas” con nuestro dinero y se supone que cuando te jubilas te asigna una pensión en función de lo ahorrado y de los beneficios generados por medio de inversiones que realiza todos estos años con el mismo. Hay varias AFPs, pero los extranjeros estamos obligados a estar afiliados en la AFP Modelo durante al menos, dos años.

El problema es que la mayoría de los extranjeros que estamos en Chile no tenemos planeado quedarnos aquí para siempre, y esperar a la jubilación para recibir este dinero… no es muy atrayente. Por suerte, existe una ley en Chile que nos permite retirar estos fondos de manera totalmente legal, teniendo además las opciones de recibir el dinero en efectivo o traspasarlo a nuestro sistema previsional (la Seguridad Social en el caso de los españoles) de forma que se contabilicen los años trabajados en Chile en nuestro país de origen.

Hoy voy a explicar el proceso para solicitar la retirada en efectivo.

En las webs de las AFPs explican la documentación necesaria para la retirada:

  • Contratos de trabajo de las empresas en que hemos trabajado.
  • Certificado de afiliación al sistema previsional de nuestro país.
  • Copia del título profesional debidamente legalizado.

¿Parece poco? Vamos con los matices…

Contratos de trabajo

En primer lugar, si hemos trabajado en varias empresas, debemos entregar los contratos de todas las empresas, o no nos devolverán lo cotizado en la empresa de la cual no aportemos documentación. El contrato de trabajo debe incluir en sus cláusulas o en un anexo la voluntad de retirar los fondos expresado de cierta manera. Como la mayoría no sabemos esto cuando firmamos nuestro primer contrato, o las empresas nos dan contrato estándar, lo habitual es hacer el anexo a posteriori. Una empresa grande tendrá un modelo de dicho anexo, y, en teoría, deberían acceder a firmarlo porque no les causa perjuicio alguno. El anexo se puede hacer incluso el último día que trabajéis en la empresa, lo importante es que haya sido firmado dentro del periodo en el que se cotizó con ella.

Si en la empresa no tienen el modelo de anexo, tranquilos que yo os lo doy: Anexo retirada de fondos AFP. Lógicamente hay que sustituir las partes entre paréntesis por la información indicada (nombres, fechas, etc… está bien explicado creo yo).

Ojo!! El(los) contrato(s) debe estar legalizado ante notario, incluido el anexo. Una empresa grande suele tener su firma registrada en un notario, por lo que con ir nosotros servirá (y el notario reconocerá la firma de la empresa); pero si es más pequeña, tocará ir con un representante de la misma. Esto es importante, intentad no acabar mal con una empresa si luego les vais a pedir el favor, porque no sé hasta qué punto se pueden negar a hacer esto. Sea como sea, sabiendo todo esto, lo mejor es tener el contrato con anexo y legalizado lo antes posible, si preguntan por qué, se puede decir que por papeles para el visado o porque lo pide el banco.

Certificado de afiliación al sistema previsional (incluye la vida laboral)

Para este documento solo puedo explicar el proceso para un español, es decir, conseguir el certificado de afiliación a la Seguridad Social con la vida laboral. Es importante que la fecha de afiliación sea anterior a la de inicio de actividades en Chile, pero lo normal es que en el 95% de los casos esto sea así por lo que no habrá problemas. La AFP exige además que el certificado indique que nuestro sistema nos cubre en los casos de enfermedad, invalidez, vejez y muerte. Esto es así siempre, pero como es implícito, en España no lo pone en el certificado estándar que se puede obtener por internet.

Por suerte, en Chile hay una oficina de la Seguridad Social de España, y ellos saben todo esto, por lo que si se realiza la solicitud a través de ellos, el documento estará correcto. La oficina está en C/ Las Torcazas 103, Of. 101, Las Condes. Desde el metro Alcántara se llega en cinco minutos. Las personas que allí atienden son muy simpáticas y dispuestas, por lo que podéis preguntarles lo que queráis. La solicitud se hace en persona por escrito y te notifican por correo electrónico cuándo está el documento, normalmente en dos o tres días. Ojo que piden el DNI español o el pasaporte para realizar la solicitud.

Pero no hemos terminado. Para que este documento sea válido, debe estar correctamente legalizado, y… es un documento extranjero. Si habéis leído mi entrada del visado, veréis que esto es un coñazo un poco tedioso. Hay que legalizarlo (en este orden) en el Consulado de España en Chile y en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Lo voy a explicar:

  1. Consulado de España en Chile: Avda. Nueva Providencia 2353, Piso 9º, Providencia. Entre calles Suecia y Los Leones, metro Los Leones. Abre de Lunes a Viernes de 9:00 a 13:00. Lo mejor es ir pronto, coger número y en media hora lo tenéis. Se hace en el acto y cuesta unos 5.000 pesos.
  2. Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile: C/ Agustinas 1320, Metro Moneda, Santiago Centro. Horario de 9:00 a 14:00. A veces también hay bastante cola, por lo que recomiendo llegar lo antes posible. El trámite también es en el acto y en este caso es gratuito.

Y ya tenemos el certificado listo. Siguiente!

Copia del título profesional debidamente legalizado

Os remito de nuevo a la entrada para obtener el visado profesional porque repetirlo podría ser demasiado para mi salud mental. Resumiendo rápido, el título deberá tener los sellos del Ministerio de Educación en España, Ministerio de Asuntos Exteriores de España, Consulado de Chile en España y Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Con un poco de suerte éste documento ya lo tendréis por haberlo usado para tramitar el visado y/o la permanencia definitiva.

Nota: En vez de entregar los originales, una vez que todo tenga sus correspondientes sellos, recomiendo hacer copias ante notario de todos los documentos solicitados ya que tienen la misma validez.

Y ya está. No era tanto, ¿verdad? Ahora queda ir a una de las oficinas de la AFP a la que pertenezcáis. En el caso de Modelo, no sirven todas, deben ser las grandes. Hay una en Andrés Bello con Manuel Montt (Metro Manuel Montt) y otra en el centro, cuya ubicación no recuerdo pero seguro que está en su página web. No olvidéis la cédula de identidad. Ahí revisarán todos los documentos y tramitarán la solicitud si está todo en orden. Y si todo va bien, en 15 días hábiles aproximadamente os notificarán para ir a esa misma oficina a recoger un cheque con los fondos (de los cuales se deduce una tasa del 15% aprox).

Bonus track (AFC):  Ya que estamos retirando fondos, que sepáis que en Chile también se cotiza una pequeña cantidad como “seguro de cesantía” (paro), que se guarda en la AFC (Administradora de Fondos de Cesantía). Es posible retirar también dicho fondo, aunque me parece que hace falta haber trabajado al menos 6 meses en el mismo lugar. Para retirar esto, es necesario entregar la carta de renuncia (OJO: La empresa debe sellarla y firmarla como recibida) o el finiquito de la empresa en una de sus oficinas. En Providencia hay una en la calle Francisco Noguera 190, cerca del metro Pedro de Valdivia, y su horario es de 9:00 a 17:00 de lunes a jueves y hasta las 16:00 los viernes; pero en la página web que doy podéis buscar la que más os convenga.

Eso es todo. Espero que os sea útil. Quiero agradecer a todas las personas anónimas que se han tomado su tiempo para compartir esta información conmigo y que yo sólo he tratado de compilar de la forma más ordenada y pública posible🙂

Posteado por: Puce | 22 de mayo de 2012

Rapa Nui, el Ombligo del Mundo

Este es uno de los viajes que más ganas y menos esperanzas tenía de hacer, por lo exorbitado de los precios de los billetes de avión. Pero un día llegó un e-mail de LAN (la compañía aérea de Chile) con una oferta que no pude rechazar. Y allá que nos fuimos.

Aunque pertenezca a Chile, Rapa Nui, o la Isla de Pascua, se encuentra a casi 6 horas de vuelo desde Santiago, es decir, en medio del Pacífico y muy aislada de núcleos grandes de civilización. Esto sin duda es uno de los motivos de su misteriosa mitología y su turbulenta historia. Pero de eso que os hable un experto. Yo fui allí de vacaciones.

Es una isla pequeñita, de unos 15 km de largo, con un único pueblo, Hanga-Roa, que conserva el aspecto de esos poblados indígenas de las películas, con sus palmeras y cabañas. A pesar de ser un gran atractivo turístico, y de que los aviones que llegan van siempre llenos, es fácil salir del pueblo y encontrarse solo en un acantilado mirando como el mar golpea la roca volcánica que conforma el paisaje.

Perdidos

Perdidos

¿Y qué hay que ver aquí? En primer lugar, los famosísimos moais. Están en todas partes, pero desgraciadamente muchos fueron derribados tras una crisis cultural y religiosa que sufrieron los habitantes, como rechazo a las antiguas creencias. Hay todavía varias plataformas que se encuentran en buen estado, y varias que han sido rehabilitadas para disfrute del turista. Como ya he comentado, no suele haber demasiada gente fuera del pueblo, por lo que se pueden contemplar con tranquilidad, con el mar como único sonido de fondo.

Paisaje

Paisaje

No estoy muy al día en teorías conspiratorias o de OVNIs, pero estar allí me hizo pensar. Mirad estas estatuas, los dedillos tan largos que tienen, la forma del cuerpo… ¿No os recuerdan a alguien? Yo creo que se parecen un poco a ET. Seguro que Spielberg estuvo por aquí en sus años mozos tomando algo de inspiración😛

El papá de E.T.

El papá de E.T.

Hay además tres puntos de especial interés:

El primero de ellos, es el Volcán Rano-Kau, albergó en su día la ciudad ceremonial de Orongo, en la que se celebraba el ritual del hombre-pájaro. Una vez al año, se elegía al líder entre los guerreros más fuertes y valientes de la isla mediante la siguiente competición: Tenían que descender escalando por la escarpada ladera del volcán, nadar varios kilómetros hasta un islote cercano, y capturar un huevo del ave Manutara. El primero que volviese con el huevo sería nombrado “hombre-pájaro”, líder de la tribu durante un año, recibiendo además otras atenciones como respeto, admiración y mujeres… Bastante merecido, en mi opinión, porque hay que echarle mucho valor para bajar por ahí…

Volcán Orongo

Volcán Rano-Kau

Si se sube hasta aquí andando o en taxi, es posible volver por el sendero Orongo, que desciende por la ladera y permite disfrutar de unas bonitas vistas panorámicas del pueblo y de la isla. Es un paseo muy agradable si se dispone de tiempo para ello (ver el volcán y hacer el descenso lleva unas 2-3 horas).

En segundo lugar, el cráter Rano Raraku, es un antiguo volcán en cuyas laderas se pueden ver muchos moais, la mayoría todavía en pie. Es aquí de donde se ha tomado la foto utilizada en la portada de la guía Lonely Planet. En el interior del cráter también hay más moais y una gran laguna. Por algún motivo, no mucha gente pasa al interior del cráter, estuvimos solos durante todo el paseo, hacía tiempo que no experimentaba esa sensación de paz y tranquilidad…

Interior Rano Raraku

Interior Rano Raraku

Por último está el volcán Puna Pau, en el que se extraía la escoria roja que forma parte de los sombreros de los moais, llamados Pukao.

Cuando tienes un coche o moto alquilado y puedes hacer estas visitas por tu cuenta, uno puede permitirse terminar en la playa cada día. En la isla hay dos playas, pero sólo una está en buenas condiciones, ésa es la playa de Anakena, totalmente paradisíaca. Destacar además que el agua aquí no está congelada como la de la costa de Chile, por lo que el baño es muy agradable. Un lugar perfecto para relajarse, tomar el sol o entretenerse en la arena, cual niño😛

Entretenimiento playero

Entretenimiento playero

En el pueblo, Hanga-Roa, no hay demasiado que hacer salvo pasear. Las únicas actividades destacables, aparte de ver las tortugas gigantes del muelle o probar los exquisitos helados artesanales del negocio que hay justo al lado, son el buceo, el snórkel o los paseos a caballo. Por unos 60€ es posible realizar una inmersión en una de las dos escuelas de buceo que hay. Para mí era un “bautismo” y sin duda una experiencia única. Las aguas que bañan la isla son muy claras y es posible ver muchos peces en el arrecife de coral.

Glup, glup

Glup, glup

Y para terminar, algún consejo.

  • Al estar tan aislada, todo lo que se vende allí es extremadamente caro. Sin exagerar. Me refiero, por ejemplo, a que un litro de leche llegue a costar el triple que en el continente. En principio, la mayoría de los alojamientos son cabañas que suelen estar equipadas, por lo que es muy recomendable llevar toda la comida que se pueda, para ahorrar un poco en eso.
  • También creo que es buena idea alquilar un vehículo y recorrer la isla por cuenta propia. No es muy grande y no tiene apenas tránsito. Además es fácil encontrar un buen precio en el alquiler de coches y las condiciones son bastante relajadas. Como curiosidad, a nuestro coche no le funcionaba la cerradura y no se podía cerrar. Parece que es algo normal allí porque un día me metí en otro coche sin querer😀
  • Días de estancia: En un fin de semana o fin de semana + festivo se puede ver todo, pero estando 4 ó 5 días se disfruta de todo con más calma, pudiendo ir a la playa todos los días, etc.
  • Clima: Estuvimos a finales de abril y la temperatura era muy buena, con bastante calor por las tardes. Un día cayó una tromba de agua impresionante, pero en 15 minutos brillaba el sol de nuevo. Esto también pasaba por las noches, hasta el punto que parecía que se iba a hundir el tejado de la cabaña, pero al día siguiente como si nada.

Os dejo alguna foto más en la galería😛

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si vais a pasar una temporada en Chile y encontráis una oferta (o tenéis plata dinero), no lo dejéis pasar. Nos vemos!

Atención: No hay mejor información que la oficial. Intentaré mantener este post actualizado, pero es conveniente contrastar los datos aquí extraídos con las webs oficiales del Gobierno y de Extranjería. (Última actualización: 8/7/2014)

Edit (26/5/2015): He decidido cerrar también los comentarios de esta entrada. Entre lo que indico en el post, todas las preguntas respondidas, y contactar con los medios oficialescreo que todas las dudas deberían quedar resueltas.

Tras más de un año y medio en Chile, y con la que está cayendo en “La Madre Patria”, como aquí la llaman, es normal que mucha gente empiece a plantearse el buscar trabajo en el extranjero. Cuando eso pasa, no hace falta leer demasiado para que Chile caiga en el punto de mira: Estabilidad económica, apoyo a la inversión extranjera y el emprendimiento, tasas de paro muy bajas…

Es entonces cuando mis amigos y conocidos asocian Chile con mi nombre y alguien me pregunta por el visado, los permisos de trabajo… Una de las primeras entradas de este blog consistió en una explicación breve del visado que obtuve para venirme, pero las condiciones que tenía con el mismo (trabajo en una empresa extranjera, con una duración y circunstancias bien definidas) son muy diferentes a las de una persona que se viene más a la aventura. Que conste que me encanta que os acordéis de mí, pero he re-enviado ese e-mail tantas veces que tiene que estar desgastado. Por eso he decidido arreglarlo un poco y compartirlo con el mundo🙂

Como introducción, diré que una persona que llega a Chile sin trabajo debe entrar como turista. En el control fronterizo, le darán un papelito que no se debe perder, que es la “Tarjeta de Turismo”. Permite estar en Chile durante tres meses, pero prohíbe el desarrollo de actividades políticas y/o económicas. El visado de turismo puede extenderse por tres meses más previo pago de US$100 (unos 70€) en las dependencias de Extranjería, o renovarse automáticamente si se sale del país y se vuelve a entrar. Hay gente que hace esto de forma continua, pero me han dicho que en la frontera pueden llegar a “enfadarse” si ven muchas entradas y salidas por el mismo punto…

Tarjeta de turismo

Se pierde más que el alambre del Bimbo

Básicamente, hay dos tipos de visado (en Chile los llaman visa, por si alguna vez utilizo el término) para trabajar: “Temporario” y “Sujeto a contrato”.

El visado “Sujeto a Contrato” es más engorroso en mi opinión, se obtiene cuando una empresa nos hace un contrato. Expira junto con el contrato, es decir, que si por algún motivo nos echan o dejamos la empresa, dejaremos de tener el visado. Además, para obtenerlo es necesario que la empresa incluya una cláusula en la que indica que cuando finalice el contrato nos pagará un billete de vuelta al país de origen. Obviamente, muchas empresas se muestran muy reacias a firmar esto, aunque por lo que he oído, hay formas de “trampear” esto y que el billete de vuelta sea únicamente un pasaje de autobús a Mendoza, la población extranjera más cercana (en Argentina, al otro lado de los Andes saliendo desde Santiago); pero no sé los detalles.

Sin embargo, si pensamos en el perfil del español que viene a Chile a buscar trabajo últimamente sale algo como esto:

  • Recién titulado o titulado sin experiencia que no encuentra trabajo o que está harto de las condiciones miserables que ofrecen las empresas.
  • Profesional de mediana edad con experiencia, pero perteneciente a los sectores más afectados por la crisis (arquitectura, construcción…) y por tanto en paro.

Para ellos, existe otra opción, que en mi opinión favorece el proceso de búsqueda de empleo ya que no es necesario pedirle cláusulas especiales a la empresa en el contrato: El visado temporario de profesional, conocido también como Te-8. Y la clave es el título universitario. Aquí están los detalles: http://www.extranjeria.gob.cl/residencia-temporaria/tipos-de-residencia-temporaria/#capitulo8

Repasemos los requisitos. Aparte de lo habitual, fotografías, fotocopias del pasaporte, de la tarjeta de turismo (¿alguien la ha perdido ya?), es necesario:

  • Título universitario debidamente validado.
  • Oferta de trabajo.

Primero lo sencillo: La oferta de trabajo. Parece complicado, pero una vez que la persona ha venido a Chile, es fácil que casi cualquier empresario la haga, ya que no vincula a la empresa a contratar a la persona. Tiene que indicar claramente las funciones del supuesto trabajador, horario, sueldo; y una cláusula que diga “El trabajador podrá comenzar el ejercicio de sus funciones una vez que obtenga la visa o autorización para trabajar correspondiente”.

Haceos con un amigo chileno y ya veréis como no tiene problemas en hacérosla. Luego hay que ir a un notario a que certifique la autenticidad de las personas que la firman. Aquí el notario es como una tienda más, coges número, esperas, muestras el DNI o pasaporte, pagas y firmas, no mayor tiene complicación. Hay notarios por todas partes y esto cuesta unos 6€.

Por otra parte, validar el título conlleva un proceso mucho más largo. Para que nos entendamos, validar el título significa que Chile reconoce que tienes ese título español, no confundir con “homologar”, que es cuando lo equiparan con una titulación chilena. Para el visado solamente se necesita validar.

Como dije en su día, hay que ir por varios lugares recolectando sellos y firmas. Primero en España y después en Chile.

En España:

  • Obtener Título o sustitutorio en universidad de origen. Si ya se tiene el gigantesco, mejor conseguir el sustituto, que tiene un tamaño parecido a A4, y es más manejable. (Actualización: IMPORTANTE! Parece que últimamente ya no aceptan el sustitutorio o ponen bastantes pegas, así que toca usar el grande…)
  • Sellarlo en el Ministerio de Educación, Paseo del Prado 28, Madrid. Estando allí a las 9 de la mañana, que es cuando abren, a las 9:30 tienes el título sellado.
  • Sellarlo en el departamento de Legalizaciones de Exteriores. Hay que pedir cita previa aquí. Solo dan cita con 15 días de antelación, y el sistema funciona solo en horario de oficina (¿de qué sirve que sea web?). Los sitios se llenan rápidamente, así que lo mejor es pedir la cita justo 15 días antes del día que se vaya a ir a sellarlo. Dirección: C/ Juan de Mena 4, Madrid. Consejo: Llevar el papel con el número de reserva que da el sistema. Si lo llevas apuntado también sirve, pero el funcionario de turno te mirará mal, es lo que hay. Se puede pedir la cita para las 11:00 de la mañana del mismo día que se va a Educación, da tiempo.
  • Sellarlo en el Consulado de Chile en España. Dirección en Madrid: Rafael Calvo; 18 – 5° D. Hay que pagar US$10 (6€) por cada firma a sellar (si es el título, solo es una firma). En teoría lo dan de un día para otro, así que se puede aprovechar la misma mañana que se han hecho los dos trámites anteriores, dejarlo, ver Madrid y recogerlo al día siguiente. Sin embargo, si se les insiste mucho pueden llegar a tenerlo en el momento, como en media hora. Nota: Hay consulados honoríficos en otras ciudades (Barcelona, Bilbao…) donde suelen ser más rápidos y la atención es más amable, pero hay que residir cerca de ellos o conocer a alguien para que consideren que “perteneces” a su oficina.

Por tanto, tras una mañana en Madrid el infierno (el abono turístico de metro de un día es tu amigo), o como mucho en dos, tendremos el título con todos los sellos que necesita para llevarlo a Chile y seguir con el proceso.

Nos vamos entonces a Chile (en 15 minutos estamos allí, “hoyga”),  y seguimos:

  • Sellarlo en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Dirección: Agustinas 1320, piso 1, Santiago Centro. Abre a las 9:00. Llegando a las 8:30 es posible ahorrarse la terrible cola que se forma después.
  • (Opcional) Fotocopiarlo y validarlo en un notario. ¿Por qué? Después de toooodo esto, ¿alguien se arriesga a que se pierda la carta con la solicitud? Por muy garantizado que sea el envío certificado por correos, todos sabemos que “Shit happens”. Además los de extranjería se quedan con todo lo que les mandes, y el título puede volver a hacer falta, por ejemplo para la prórroga del visado dentro de un año o si una empresa lo pide… ¡¡Aprovechad esta visita al notario para sellar la firma de la oferta de trabajo!!
  • Mandarlo por correo con la solicitud y el resto de documentación. No olvidar ninguna fotocopia. Yo recomiendo adjuntar también una notita diciendo qué trámite se está solicitando y lo que se adjunta en el sobre, para ayudar a quien lo recibe, que no cuesta nada.

Una cosa más, los títulos de Medicina y los relacionados con la Educación necesitan ser revalidados en la Universidad de Chile. Este paso lo desconozco, así que no lo explicaré aquí a menos que alguien quiera iluminarme😛

¡Ojo a las fotografías! Hay que mandar 2, pero en los requisitos pone el formato que deben tener. Buscar un sitio en Chile que haga fotografías “específicas para la obtención de visado”, las hacen con el nombre y el número de pasaporte debajo de la cara, “tipo cárcel”, y rechazan muchas solicitudes por fotos que no se ajustan al formato pedido, es importante!

En unas 3 semanas se recibe por correo en el domicilio indicado en la solicitud la respuesta de que ha sido aprobada y que el visado está en trámite, puede llegar a tardar más, así que paciencia. Si se ha solicitado el permiso de trabajo, hay que pagar unos derechos en el banco (creo que eran unos 45€ al cambio), e ir a Extranjería a que lo sellen. Con eso ya se puede trabajar. Todavía hay que recibir otra carta en la que finalmente dicen que te han concedido la visa temporaria. Update: Ahora se puede consultar el estado de la solicitud en la página de extranjería, e incluso pedir que te avisen mediante sms en el formulario que se envía por correo.

Vendrá acompañada de una nueva carta de pago, pasamos por caja en cualquier banco y rumbo a Extranjería, en San Antonio N°580 3° piso, Santiago Centro, horario de Lunes a Viernes de 8:30 a 14:00 (ir pronto, como a las 8 de la mañana, es una buena idea, la cantidad de gente que hay es impresionante). Allí se estampa la visa en el pasaporte (¡por fin!).

Todavía no ha terminado todo, aunque ya queda poco y sin duda ha pasado lo peor. Ahora hay que ir a la PDI (Policía de Investigación) a registrar la visa, muy cerca de Extranjería, pero no recuerdo la dirección, lo mejor es ir el mismo día. Aquí dan una tarjeta que es el “Certificado de registro de visa”. Este papel es muy importante y hay que tenerlo localizado ya que lo piden a la hora de solicitar la prórroga del visado dentro de un año y para algún papeleo más.

Por último, habrá que ir a una de las oficinas de registro (hay muchas, buscar en http://www.registrocivil.cl la más cercana) con el Certificado de Registro que nos acaban de dar y el pasaporte. Además pedirán fotocopias de ambos documentos (importante porque nadie dice que las necesitas hasta que llegas allí), unos 6€ y muuuucha paciencia (o un libro). En esta oficina hay que solicitar la cédula de identidad, lo que viene siendo el DNI chileno. Tras haber dejado las huellas dactilares de todos los dedos en un papel y varias fotografías, podremos irnos y volver en unos 15 días a recoger la cédula. Y listo.

Después de esto, recomiendo irse a tomar un terremoto y una chorrillana a Las Tejas, el Bodeguero o un antrillo similar, creo que es más que merecido.

Y si habéis llegado hasta aquí, os dejo unas cuantas webs en las que lo explican todo:

Feliz visado!!

Posteado por: Puce | 11 de mayo de 2012

Peor es nada…

¡Casi un año en silencio! Podría dar muchas excusas, pero solo hay una real, mi flojera vagancia…

Peeeeero….

Peor es Nada

¡Volvemos!

Vuelvo con más ganas, más viajes, curiosidades y desvaríos varios. Peor es Nada, ¿no?

¡Nos vemos pronto!

PD: “Peor es nada” existe, es una población a unas 3 horas en coche al sur de Santiago. No he tenido el gusto de visitarla, pero me imagino que sus habitantes provocarán muchas caras de incredulidad en correos y envíos a domicilio…

Posteado por: Puce | 30 de mayo de 2011

Mercado de la Vega

Como ya prometí, con éste inauguro una serie de posts que hablan de los diferentes mercados que se pueden encontrar en Santiago.

Mercado de la Vega

Entrada al Mercado

El Mercado de la Vega es uno de mis favoritos, o, al menos, en el que se basa la mayor parte de mi dieta. Fácil de llegar en Metro (paradas Patronato o Puente Cal y Canto) o en bus la micro 503 (seguro que hay más), tiene como temática principal la fruta y la verdura, si bien es cierto que se puede encontrar un poco de todo.

Fruta a saco

Locurón vitamínico

Los precios, en general, son más bajos que en el supermercado, aunque lo más importante es la calidad y el sabor de lo que se vende. Por menos de 20€ al cambio llenamos el carro de la compra de productos recién llegados de la huerta.

Es una buena forma de pasar la mañana, explorando sus recovecos, acosado por cientos de “¿Qué está buscando, casero?” y los “Consulte nomás!”, hablando con los tenderos y probando su fruta. ¿Un zumito?

En los alrededores del mercado es fácil encontrar además tiendas que venden todo tipo de utensilios de cocina, herramientas, quizá algo de ropa, juguetes…

Alrededores

Alrededores del mercado

Creo que también debería ser visitado por cualquier turista que venga a Santiago, pues aquí es más fácil empaparse de esa “esencia de Sudamérica” que se echa de menos en los barrios del Este de la ciudad.

Mercado de la Vega

Uno de los pasillos principales del mercado

El único inconveniente que le veo es el habitual en lugares de este tipo, y es que las cosas se estropean, se acumulan en ciertos puntos, y huele un poquito mal.

Aún así, visita obligada; en mi caso, semanal😀

¡Hasta la próxima!

Compra del día

Resultado del día

Posteado por: Puce | 25 de mayo de 2011

Atacama (II)

¿Por dónde íbamos?

Tras una siesta reparadora, nos dirigimos al último tour: El Valle de la Luna. En primer lugar nos detuvimos en la Roca del Coyote. Como curiosidad os contaré que no hay coyotes en Atacama. ¿Por qué se llama así? Ni más ni menos porque la roca recuerda mucho a la que salía en los dibujos del Correcaminos, desde la que se asoma el coyote

Roca del coyote

Mamá, sal de ahí!

El siguiente punto de interés es el Valle de la Muerte, uno de los lugares más silenciosos que he visitado en mi vida. Las vistas, una vez más, impresionantes.

Valle de la Muerte

Valle de la Muerte

Antes de llegar al Valle de la Luna, donde veríamos el atardecer, nuestro guía nos preguntó si teníamos linternas. La respuesta del grupo fue un “No” generalizado, a lo que nos respondió que no pasaba nada, que íbamos a ver unas cuevas y que podría sernos útil. Añadió que no llevásemos bolsos y otras cosas que nos pudiesen entorpecer, pues en algunos lugares se estrechaba bastante el asunto.

Las cuevas en sí pertenecen a la Cordillera de la Sal, y en ellas se pueden apreciar numerosas vetas de selenita y otros minerales transparentes, todo ello muy bonito. Pero volvamos a nuestra experiencia. Lo habíamos dejado en que el guía consideraba “útil” el haber llevado una linterna con nosotros.

A ver, hijo del mal, cuando la oscuridad es absoluta el uso de linterna no es “útil”, es obligatorio… A menos, claro, que hayas bebido agua del Pisuerga o seas Daredevil. Para más inri, tampoco teníamos móviles, pues se habían quedado en nuestros bolsos, “para no entorpecernos”… Al final, luchamos por nuestra vida y encontramos el camino de salida de la cueva a base de flashes de cámara…

Resplandor en la oscuridad

Resplandor en la oscuridad

Cordillera de la Sal

Cordillera de la Sal

Polvorientos tras las cuevas, nos dirigimos a la Gran Duna, en el Valle de la Luna, donde no pudimos ver el atardecer en todo su esplendor porque estaba un poco nublado, y el abanico de colores que toma el valle conforme se va metiendo el sol fue menor de lo habitual.

Anochecer en el Valle de la Luna

Anochecer en el Valle de la Luna

Valle de la Luna

Valle de la Luna

El último día no habíamos contratado ningún tour, así que nos dedicamos a visitar el pueblo, observar las tiendas de artesanía y descansar un poco.

Un pequeño consejo: Si aparte de Atacama, vais a pasar tiempo en Santiago, es fácil encontrar los mismos recuerdos en la capital (bisutería con lapislázuli, minerales, gorros, ponchos, sombreros…), a un precio muchísimo más económico (hasta un tercio del valor de San Pedro), en los puestos de Santa Lucía o Bellavista.

Y hasta aquí la visita al Desierto de Atacama. Simplemente impresionante. Como nota paradójica, pasé mucho más frío que calor en este desierto😀

Quedaron muchos tours en el tintero, así que no se descarta el regreso. ¿Salar de Uyuni? Quién sabe.

¡Hasta la próxima!

Posteado por: Puce | 20 de mayo de 2011

Especialización extrema

Hay dos tipos de tiendas en Chile, las que venden de todo y las que únicamente venden una cosa…

La casa del imán

La casa del imán

Y para los que os lo estáis preguntando, al otro lado de la calle no hay una tienda de cuchillos.

Visto en Santiago de Chile, en una de sus numerosas galerías comerciales.

Posteado por: Puce | 17 de mayo de 2011

Atacama (I)

La semana después del viaje a Buenos Aires, aprovechando la visita española, decidimos ir a Atacama, el desierto más seco del planeta. A pesar de provenir de Tierra de Campos y, por tanto, vivir en un secarral, creo que es uno de los destinos más espectaculares que puede tener Chile, por el cambio respecto a cualquier territorio que hubiera visto antes.

Para empezar, el aeropuerto de Calama. Aquellos que tengáis miedo a volar: Tranquilos. Aquí si el piloto no apunta bien al aterrizar no pasa nada, la pista está en medio de la nada y es todo bastante llano, así que sin problema.

Bajamos del avión. Detrás de mí, colinas completamente peladas. Miro a la izquierda y a la derecha: Nada. ¿Delante? Un diminuto aeropuerto y un poco después la pequeña población de Calama.

Aeropuerto de Calama: La nada

Aeropuerto de Calama: La Nada

Cogimos nuestro transporte rumbo a San Pedro de Atacama, el pueblo donde teníamos nuestro alojamiento y desde el que salen las excursiones.

Cuando uno llega a San Pedro, siente que ha viajado atrás en el tiempo. Únicamente hay dos calles asfaltadas, todas las edificaciones son de una planta, muchas de ellas hechas de adobe… Completamente pintoresco.

San Pedro de Atacama

San Pedro de Atacama

En estos destinos, sobre todo si no se dispone de muchos días, lo mejor es contratar tours que enseñen los lugares más interesantes de la zona. Eso habíamos hecho, y al día siguiente nos tocó madrugar para ir a la primera: El Salar de Atacama y las Lagunas Altiplánicas.

En el Salar, cuando uno llega, se siente pequeño. No sé si es la extensión blanca que supone, las caprichosas formas que se generan en la sal cuando el agua se evapora, los colores del agua por su contenido en minerales o qué, pero a mí me gustó mucho. Caminando junto a las numerosas charcas que tiene el salar, se pueden ver flamencos y otras aves acuáticas. Se alimentan de unos diminutos crustáceos (Artemia salina) que pueden vivir en aguas salobres repletas de metales pesados y que a lo mejor alguno conoce como “Sea-monkeys”. Hace muchos, muchos años, también los vendían en el Club Megatrix… La artemia salina pone huevos que pueden sobrevivir en ausencia de agua, oxígeno y por debajo de los 0ºC durante años. Un portento de la supervivencia, vamos. De hecho, es la ingesta de estos crustáceos y los metales que contienen lo que da su color rosado a los flamencos, siendo los flamencos más “viejos” los más coloridos.

Salar de Atacama

Salar de Atacama, con flamencos al fondo

Tras el salar, el minibús nos fue llevando por las diferentes lagunas del altiplano de Atacama, alcanzando los 4500 metros de altitud. Yo siempre decía, “a mí eso no me va a pasar”, pero la altitud se nota. Es una sensación extraña, como si faltase el aire, combinada con un ligero mareo. Pero las vistas son espectaculares. Cada laguna tiene un color, pues son éstas tierras muy ricas en recursos minerales. Afortunadamente, están protegidas y apenas se extrae nada de ellas. Espero que siga así muchos años.

Panorámica_lagunas

Panorámica de una de las lagunas

Al volver visitamos un pueblo en el que intentaron convencernos para comprar algo de artesanía y en el que también pudimos ver una de las iglesias más antiguas de Chile. Además pudimos apreciar las aplicaciones de la madera de cactus. Tras esto, regresamos a San Pedro donde, tras un tentempié, decidimos acostarnos, pues al día siguiente (si es que se puede llamar así), nos teníamos que levantar a las 3 de la mañana.

Dicho y hecho, a las 4 de la mañana un nuevo minibús pasó a recogernos para llevarnos a los Géiseres del Tatio. El objetivo del madrugón es llegar allí antes del amanecer, momento del día en que están más activos, debido al cambio de temperatura. Al llegar, en medio de la oscuridad, nos dieron nuestro desayuno, un sandwich y un huevo cocido en el agua de los géiseres, y a esperar el nuevo día. Según va amaneciendo, se consigue un genial golpe de efecto: Poco a poco se empieza a vislumbrar todo el campo del Tatio, y es cuando parece que estamos en otro planeta, o quizá a las puertas del inframundo.

Geisers del Tatio

Amanece en el infierno

Columnas de vapor, chorros de agua hirviendo, pequeñas cavidades por todas partes en las que se ve el agua burbujear… Personalmente nunca había visto algo así. Paseamos por todo el campo, disfrutando del paisaje casi casi alienígena, y nos dirigimos a una terma en la que los más valientes se pueden bañar. Digo valientes porque la temperatura exterior era de unos 0ºC (alcanzando en invierno los -25ºC) y hay que quitarse las mil capas de ropa… Peero, en peores plazas he toreado, así que no me lo pensé dos veces y me di un buen baño. Lo peor, la salida😀 (En la fotografía soy el loco con los brazos levantados, estoy diciendo “¡Saca la foto ya, que me congelo!!”)

Geisers del Tatio

Geisers del Tatio

¿Un bañito?

¿Un bañito?

Tras vencer a la hipotermia, nos dirigimos a la minúscula población de Machuca, en la que los locales nos esperaban preparando unas deliciosas brochetas de carne de llama. Si vais por allí, no dejéis de probarlas. El pueblo en sí no tenía mucho más, salvo una iglesia en lo alto desde la que se ve todo el poblado y a la que uno llega exhausto por la altitud a la que se encuentra todo.

Poblado de Machuca

Poblado de Machuca

¿La última parte del viaje? Mejor en otro post, que este ya se está alargando mucho…

¡Hasta pronto!

Posteado por: Puce | 14 de abril de 2011

Saliendo de la burbuja

Desde España mucha gente nos pregunta a los expatriados cómo es la vida en Chile, cuánto cuestan las cosas, qué tal es el nivel de vida, etc., y conozco a gente que insiste en que vivir en Santiago, quitando la vivienda, es igual de caro si no lo es más.

¿Esto es así? Recopilando experiencias de compañeros y leyendo algún artículo he visto que esto pasa también en otras partes del mundo, por lo que tengo que responder a la pregunta con otra pregunta: ¿De qué manera quieres vivir? Si una persona responde que quiere vivir igual que en España, yendo al centro comercial, comprando todo en supermercados y grandes superficies y comiendo y cenando en restaurantes chic, la respuesta es un clarísimo sí. Falabella, Galerías París, pueden recordarnos al Corte Inglés y similares, precios incluidos. De hecho, algunos artículos como la ropa de marca y ciertos alimentos son mucho más caros que en nuestro país.

Sin embargo, creo sinceramente que esto es negarse a recibir parte de la experiencia que supone pasar un año en el extranjero. Al vivir en otro país, por mucho que el idioma sea “el mismo” (ya hablaremos del cachai y el po weón otro día), la cultura es muy diferente. Si un expatriado es capaz de salir de su “burbuja”, es decir, el barrio en el que vive, y observar a los locales, descubirá que los chilenos compran y comen también en otros lugares “no tan bonitos” y no por ello su calidad de vida es peor. ¿Por qué insistimos en vivir como en España si no estamos en España? No hace falta convertirse en chileno, chino o nairobita, pero creo que los locales tienen mucho que enseñarnos.

Los mercados que se pueden encontrar en Santiago son excepcionales: Fruta y verdura de excelente calidad por precios irrisorios y pescado y marisco tan fresco que aún está vivo cuando lo compras. Con un poco de paciencia, es posible encontrar auténticos chollos en las tiendas de ropa de segunda mano. ¿Muebles? ¿Electrodomésticos baratos? ¿Trastos aleatorios? Mercado Bío-Bío. Para compartir mi experiencia, en las semanas siguientes voy a escribir una serie de posts sobre los mercados más conocidos de Santiago.

Fruta a muerte

Fruta a muerte

Está claro que ir a estos sitios no es tan cómodo como visitar un aséptico centro comercial. Aparte de que no están tan cerca de casa, hay que estar un poco más atento ante los amigos de lo ajeno, aprender a ignorar a toda la gente que te quiere vender algo y a buscar por ti mismo, tener un poco de picaresca con el regateo… esas pequeñas cosillas que se aprenden en terreno.

Además de los mercados, la ciudad está plagada de galerías comerciales con pequeñas tiendas en las que se puede encontrar de todo. La mayoría de estas galerías son por cierto temáticas: Hay una con infinidad de peluquerías y salones de belleza, otra sólo con videojuegos, una únicamente de tatuajes y ropa alternativa… Como si la competencia no existiese, en pocos metros cuadrados es posible encontrar muchos comercios en apariencia iguales, pero cada uno con su propia esencia.

Caracol comercial

Caracol comercial. Tema: Ropa de mujer

 

Mucho por descubrir

Mucho por descubrir

 

Sólo puedo añadir: ¡Explorad! Una ciudad en teoría poco turística como Santiago también tiene sus pequeñas maravillas escondidas.

Posteado por: Puce | 7 de abril de 2011

Viaje a Buenos Aires (II)

Nuestro segundo día en Buenos Aires fuimos al Barrio de la Boca, donde los más futboleros pueden ir a ver el estadio del Boca Juniors, y también donde se encuentran las famosas calles de Caminito. Caminito son un par de manzanas cuadras que conservan sus casas originales, hechas de chapa y madera, y pintadas de colores muy vivos. Originalmente eran los hogares de marineros con pocos recursos que aprovecharon materiales y pintura sobrantes de los barcos para construirlos.

Hoy en día la mayor parte de las casas se han convertido en tiendas de recuerdos y restaurantes con espectáculos de tango. Nosotros fuimos en domingo y estaba todo abarrotado de turistas, así que si alguna vez tenéis la oportunidad de visitar Buenos Aires, probad a ir un día entre semana. Por cierto, también me han recomendado que es mejor visitarlo por la mañana, ya que por la tarde puede resultar un poco inseguro, o eso me han contado.

Casas en Caminito

Casas en Caminito

Edificio en Caminito

Edificio en Caminito

¿Da pena que todo esto se haya convertido en tiendas y restaurantes? Pues no lo sé. Creo que si no fuera por el turismo y por los propietarios de estos establecimientos, no podríamos disfrutar de los colores y el ambiente que hay en Caminito. Personalmente me gustó mucho.

Montamos en otro taxi de vuelta, ante la imposibilidad de tomar un autobús colectivo en Buenos Aires. ¿Por qué? Porque para pagar el trayecto en un colectivo hay una máquina que sólo acepta monedas. Pero ¡oh, sorpresa!, después de dos días aquí y pagar varias comidas, bebidas y demás, tengo un montón de billetes y apenas un par de pesos en monedas. Por tanto, no puedo usar el transporte público y devolver algo de dinero al estado. Irónico.

Ésta es otra de las realidades del país: Apenas hay monedas en curso, ya que durante la época del Corralito la gente las fundía porque el valor del metal era mayor que el de la moneda. En las tiendas e incluso en los taxis, prefieren darte cambio de más en forma de billetes con tal de no soltar ni una moneda.

Ya de vuelta en el barrio de San Telmo, donde se encontraba nuestro hostal, fuimos a comer una Parrillada Argentina. ¡Brutal! Y bastante bien de precio, además. Por la tarde recorrimos el mercadillo de la calle Defensa, dedicado especialmente a artesanía, ropa alternativa y antigüedades. A última hora conocimos a una argentina muy distinguida que odiaba la sopa y nos dejó frases tan conocidas como “¡Paren al mundo que me quiero bajar!”

¿Sabéis quién es?

Mafalda

Mafalda

En una de las bocacalles de Defensa se puede encontrar también la casa más estrecha de Sudamérica. En la foto no se ve mucho, porque ya era de noche y había poca luz…

La casa angosta

La casa angosta

El último día del viaje nos desplazamos al barrio de Recoleta. Es una de las zonas más ricas de Buenos Aires, y se nota en las tiendas de marcas exclusivas, en los edificios en mejor estado… Desayunamos unas medias lunas (croissants) en el Café La Biela, otro de los típicos de Buenos Aires.

Tras reponer fuerzas, visitamos el Cementerio de Recoleta. Muy bonito, estos argentinos no escatimaban en panteones y lápidas. Estatuas de ángeles y santos gigantescas, y un poco escalofriantes también. Aquí no saqué fotos porque me da un poco de cosilla esto de los muertos. Pero no dejéis de visitarlo si visitais esta ciudad.

A la hora de comer nos reunimos con Lola, mi homóloga argentina, que nos llevó a comer una milanesa, otro de los platos típicos de Argentina. Consiste en un filete empanado con una generosa guarnición. Catar los platos típicos es tarea obligada de todo buen turista… Por cierto, Lola, muchas gracias por indicarme qué monumentos visitar durante el fin de semana🙂

Facultad de Derecho de Buenos Aires

Facultad de Derecho de Buenos Aires

Después de la comida, caminamos un poco más por la zona, pero poco, pues ya teníamos ganas de ir a por las maletas y volver a Santiago, al hogar…

Un fin de semana muy agradable, no perdáis la oportunidad de viajar a Buenos Aires y conocer su arquitectura, sus gentes, su gastronomía…

Nos vemos en el próximo post!!

Older Posts »

Categorías