Posteado por: Puce | 16 de diciembre de 2010

Primer viaje: Al Norte!

Con más de un mes de retraso, os voy a contar a qué nos dedicamos el puente de Noviembre. Estaba claro que había que abandonar la capital y tratar de empaparnos un poco más de una Sudamérica más “auténtica”. Sin embargo, los vuelos a los destinos habituales (Atacama o Patagonia) habían subido de precio por la cercanía de la fecha, por lo que decidimos alquilar un coche e ir al norte, que en España es lo mismo que bajarse a Benidorm.

Ruta

Al Norteee!!

En el mapita aquí al lado, se puede ver Santiago en amarillo en la parte inferior, y después La Ligua, Guanaqueros y Punta Choros conforme se va subiendo hacia el norte.

Era la primera vez que conducía en Chile, y la experiencia no fue del todo mala. El chileno medio conduce con una agresividad similar a la de los madrileños (en mi opinión al menos) y el tráfico dentro de la ciudad es simplemente caótico, pero nada grave. Una vez fuera de la urbe, tomamos la Panamericana Norte rumbo a La Ligua, nuestra primera parada.

Elegimos descansar aquí la noche del viernes porque por algún extraño motivo, Google Maps, al pedirle rutas por carretera, indica unos tiempos de trayecto exageradamente altos. Aviso que esto está mal, por lo que si hacéis una ruta por carreteras no secundarias, ignorad a Google Maps; la velocidad media que tendréis con el coche será similar a la de España. En carreteras secundarias la cosa cambia, pues muchas de ellas no están asfaltadas y con un vehículo pequeño se hace obligado conducir mucho más despacio.

La Ligua es un pueblecito típico de la zona, las casas son muchas de una sola planta, de madera o un poco tipo prefabricado, algo normal en Chile en las poblaciones de pequeño tamaño.

La autovía está en bastante buen estado, aunque aquí lo de ir por la derecha no se lleva, por lo que es normal ser adelantado por cualquiera de los dos lados. Cabe destacar también el número de coches 4×4, camionetas de tipo pick-up (sí, como las de las películas americanas!) y demás que se ven en el trayecto.

El sábado temprano nos pusimos en ruta otra vez rumbo a Guanaqueros, un pueblo localizado junto a una bahía, donde pasaríamos las dos noches de puente restantes. Durante gran parte del camino es posible ver la costa, llena de pequeñas playas (o caletas), pueblos de pescadores y zonas “turísticas”.

Panorámica de Pichicuy

Playa random de camino al Norte

Chile no es un país conocido por su turismo de playa, pero aun así es posible alquilar cabañas para pasar unos días en cualquier sitio de costa por precios muy asequibles. Personalmente, me parece una opción muy recomendable si lo que se busca es sol, marisco y tranquilidad. Como inconveniente diré que las cabañas suelen ser grandes por lo que si se viaja en pareja, como era mi caso, es más fácil encontrar hostales o pequeños apartamentos costeros. Eso sí, el agua no es apta para gente friolera! El Pacífico tiene fama de agua helada, pero yo la compararía con la del Cantábrico. Juzgad vosotros mismos.

Una de las cosas que he descubierto en este viaje es lo desértico que es este país. Entre el punto morado y el rojo del mapa he visto más cactus que en toda mi vida. Conforme íbamos hacia el norte, la vegetación se fue convirtiendo en esteparia tirando a desértica, con grandes extensiones de suelo anaranjado, alguna duna de vez en cuando… Entre eso y las pick-ups nos sentíamos más en Arizona que en Chile 😀

Empana chilena

Parece una tortuga, pero es una empanada

Después de mucho sol del desierto, llegamos a Guanaqueros. Un pueblecito como ya he dicho completamente costero con pequeñas cabañas de madera. Nuesto alojamiento, el Hostal “Aki te espero“, resultó ser bastante acogedor, con vistas al mar y al atardecer. Lo que más me gustó del pueblo son sus empanadas de ostiones con queso. Deliciosas!!

El objetivo de este puente era principalmente descansar, relajarnos y tostarnos un poco. La parte de tostarnos es la que cumplimos con creces, aunque en las otras no nos quedamos cortos precisamente. Ya que estábamos por aquí, visitamos las ciudades de La Serena y Coquimbo, las más grandes de la zona, aunque no destacaban por nada, salvo por una playa larguísima en la que por supuesto me di un baño 😀 Además, pudimos disfrutar de una mariscada, muy típica de aquí, a muy buen precio y bastante buena.

El marisco de Sudamérica es bastante conocido, por su tamaño y su precio, pero aquellos que hayan probado el marisco bueno de Galicia se pueden sentir un poco decepcionados porque aquí, en general, tiene menos sabor. Es por eso que muchos de los platos de marisco vienen acompañados de cilantro(similar al perejil), salsas de queso, etc., que mejoran mucho los platos.

La sorpresa del viaje fue Punta Choros. Nos lo habían recomendado un par de personas, y después de conseguir averiguar cómo llegar, fuimos la mañana del domingo. Desde Guanaqueros son unos 100km por la carretera hasta el desvío, y después, 40km de camino de piedras por lo que se puede denominar desierto del de verdad…

Camino de cabras

Camino de cabras, descripción gráfica

Autofoto FAIL

Autofoto FAIL

He de decir que agradezco la recomendación. Punta Choros es básicamente un puerto con un montón de barquichuelas que hacen rutas por dos islas cercanas: Isla Choros e Isla Damas. Nota: No apto para gente que se marea porque con las olas la barca va dando saltos y salpicando agua, como en los rápidos de Port Aventura, pero a lo bestia.

Embarcación

Nuestra embarcación

La Isla de Choros es una de las mayores reservas protegidas de pingüinos Humboldt. Lo bueno, que al ser una zona protegida, incentiva a otras especies a criar en la zona. Aparte de cientos de pingüinos, pudimos ver otras aves costeras y, sobre todo, una colonia de lobos marinos. ¡Me encantan! Nos dijeron que cuando el mar está tranquilo es posible ver delfines, pero el mar no estaba tranquilo, doy fe. En la última parte de la excursión se nos permitió desembarcar cosa de una hora en Isla Damas, donde hay una playa de arenas blancas, más cactus y otras aves marinas.

Pingünos Humboldt

Pingüinos a la vista!

Lobos marinos

Lobos marinos

Vagos!!

Isla Damas

Caleta en Isla Damas

En definitiva, un puente de playa con excursión a la naturaleza incluida. Poco conocido, pero recomendable para cualquiera que viva aquí.

Anuncios

Responses

  1. […] que cuando fuimos a Punta Choros recomendaba disponer de un vehículo más preparado para esos caminos tan escarpados, empiezo a […]


¡Opina! ¡Es gratis!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: